fbpx

Fístula dental: ¿Qué es y de qué manera se trata?

Fístula dental: ¿Qué es y de qué manera se trata?

Fístula dental: ¿Qué es y de qué manera se trata?

Como sabemos existen distintas afecciones que pueden ocurrir en la boca. En la mayoría de los casos, estas afecciones dependen del grado de higiene bucodental al que esté habituado cada persona. Entre las lesiones que podemos contraer existen las fístulas dentales. En este artículo de Clínica Prodental Santa Cruz, ponemos a tu disposición las herramientas para que sepas más sobre este tema, puedas saber de qué manera detectarlo y en caso de que sea necesario sepas cuál es su adecuado tratamiento.

Como siempre te recomendamos que acudas cuanto antes a la consulta, ya que en muchas ocasiones cuanto más rápido se resuelva el problema será mucho mejor. Aquí puedes realizar tu consulta y ponerte en contacto con nosotros.

¿Qué es una fístula dental?

Las fístulas dentales son afecciones que se originan a partir de un foco infeccioso que forma un proceso inflamatorio a raíz del contacto directo con las bacterias. En este caso las bacterias son rodeadas por glóbulos blancos que intentan delimitarlas, lo cual genera una hinchazón en la zona donde está la infección. En algunos casos sucede que la presión que ejerce la hinchazón puede generar una zona débil en el tejido blando o duro y esto produce una vía desde la zona afectada hasta el tejido gingival. Esto no solo es una señal clara de infección, sino que también puede ser un depósito de pus u otras cargas infecciosas.

Síntomas de las fístulas dentales

Lo frecuente en estos casos es sentir un pequeño bulto en la boca, el cual al tocarlo se sentirá mucho más blando que el resto de la zona. La presión producida en la hinchazón se hace débil y molesta. En cuanto a otros signos que podemos atender y que serán claves para determinar si lo que tenemos es una fístula dental o no, es el dolor o la ausencia del dolor. En estos casos cuando la fístula dental esté drenando sin impedimentos no sentirás dolor o casi ningún dolor. Pero cuando este drenaje esté bloqueado por algún factor notarás dolor e hinchazón alrededor de las encías. En estos casos, también te darás cuenta de que hacer actividades cotidianas como cepillarte los dientes o comer se volverán tareas un tanto incómodas.

Algunos alimentos o comidas puede que nos provoquen más o menos dolor, aunque no hay una lista de alimentos determinados que podamos mencionar, ya que la tolerancia y la impresión de cada persona determinará su mayor o menor molestia. De todos modos se recomienda evitar los cítricos y los alimentos altos en ácido, ya que estos no suelen favorecer al paciente ante los síntomas de la fístula dental.

De todos modos, aconsejamos prestar atención, ya que como hemos mencionado algunas fístulas dentales son asintomáticas. Esto quiere decir que puede llevar al paciente a ignorar esta problemática que de igual manera persiste en la boca. Debemos evitar este tipo de conducta, ya que el no atender a esta las señales de advertencia como la hinchazón, nos puede traer consecuencias mucho más complejas para la salud de nuestra boca.

Cuando acudamos a la consulta médica, lo primordial será detectar el foco específico de la fístula dental, a fin de poder tratar la zona específica y así poner en marcha el adecuado tratamiento.

¿Cuáles son las causas?

Las causas pueden ser variadas y dependerán de la situación de cada paciente, pero la causa principal puede ser una caries profunda o mal curada. Las mismas bacterias que causan las caries pueden ser las que se expandan para atacar también el interior de la pieza dental, llegando a la pulpa dentaria. También puede haber otras causas, como una enfermedad periodontal como una periodontitis que ha sido tratada mal o no ha sido tratada a tiempo, y que puede desembocar en graves consecuencias dentales  permitiendo que las encías y el tejido blando se dañen. Esta patología puede incluso llegar al hueso dentario generando problemas para la salud de la boca como puede ser una fístula dental.

Otra de las posibles causas puede que se deba a una endodoncia mal realizada o a una caries mal curada. En estos casos la presencia de las bacterias puede seguir su curso y permanecer en la boca, lo que puede provocar una fístula dental u otro tipo de problemáticas.

Alrededor del 80 % de las fístulas dentales se pueden asociar con dientes mandibulares, por lo que suelen localizarse en la mandíbula o el mentón. A su vez los pacientes que conllevan este problema se encuentran en la tercera y cuarta década de su vida. Con algo menos de frecuencia, ocurre en pacientes de la segunda década y de forma todavía menos frecuente en pacientes adolescentes o menores a 15 años.

Así mismo, esta problemática ocurre con mayor frecuencia en hombres que en mujeres. Uno de los focos de aparición está relacionado con alguna complicación en una extracción de los molares, especialmente en los primeros molares permanentes.

La relación de las fístulas y la piel:

En la mayoría de los casos ni pacientes ni odontólogos suelen relacionar estas lesiones en la cara con una patología dental, debido a que son asintomáticas. Por lo que es necesario tener en cuenta y conocer las fístulas cutáneas de origen odontológico al evaluar las lesiones en la cara. En el caso en el que las fístulas dentales sean cutáneas y se presenten en niños o adolescentes, puede deberse a que sus procesos alveolares no están completamente desarrollados y tienen espacios entre los dientes y el hueso, lo que propicia las infecciones. Si fuera el caso de que las fístulas se desarrollen en mayores de 20 años hay otros factores que determinan su aparición como: caries, una higiene bucal deficiente, procedimientos quirúrgicos mal implementados o algún trauma dental.

¿Cuál es el tratamiento adecuado para la fístula dental?

El tratamiento recomendable para la fístula dental es resolver el problema que hay de base, es decir, la infección bacteriana que esté causando la afección. Posteriormente se recomienda la realización de una radiografía y una exhaustiva revisión que pueda determinar el nivel de daño.

De todos modos el tratamiento que se recomienda en específico para la fístula dental es una endodoncia, ya que con este procedimiento logramos drenar la zona y poder aplicar una medicación efectiva.

¿Qué formas de prevención pueden implementarse?

En la Clínica Prodental Santa Cruz recomendamos siempre a nuestros pacientes que implementen una correcta higiene bucodental, lo que evitará posibles impactos en la salud de la boca. No solo debido a fístulas dentales, sino también a otras problemáticas que pueden presentarse.

Llevar a cabo una frecuente y adecuada higiene bucodental, cepillar los dientes tras cada comida, utilizar hilo dental y tener un calendario de consultas y visitas programadas con el odontólogo contribuirá a evitar que se produzcan fístulas dentales o cualquier otro tipo de inconveniente que afecte la salud dental.

Clínica Prodental Santa Cruz: el mejor cuidado para tu salud dental

En el caso en que detectes alguna afección, sea una fístula dental u otro tipo de dolencia que te afecte, la recomendación es que busques ayuda con un profesional cuanto antes. Al llegar a nuestra consulta odontológica estarás en manos del mejor equipo profesional de la Clínica Prodental Santa Cruz. Aquí obtendrás tu evaluación y atenderemos tu problema de la mejor manera posible.

Ven a realizar tu consulta o tus revisiones periódicas: ¡estaremos encantados de poder atenderte!

Etiquetas:
No hay comentarios

Lo sentimos, el formulario de comentarios está deshabilitado.

Abrir chat