fbpx

Inflamación de la encía: Qué es y cómo tratarla

Inflamación de la encía - Prodental

Inflamación de la encía: Qué es y cómo tratarla

Al hablar sobre inflamación de la encía se hace referencia a una encía con una apariencia agrandada, más prominente de lo habitual o hinchada.

Por lo general, es frecuente que el paciente aprecie fácilmente el problema de sus encías a simple vista, al observar cambios muy evidentes en su grosor o coloración.

Es importante mencionar que este es un problema muy habitual entre la población, razón por la cual se puede cometer el error de no prestarle la suficiente atención que requiere.

Sin embargo, a pesar de que puede parecer que no tiene mucha importancia, es indispensable determinar cuáles son las causas que originaron la inflamación de las encías para poder establecer el tratamiento ideal y, de esa manera, curarla. Si quieres saber más… ¡Acompáñanos en el siguiente post!

¿Cuáles son los síntomas de las encías inflamadas?

Como es de esperar, la señal más evidente de esta problemática es el propio proceso inflamatorio, el cual se puede apreciar a simple vista. Sin embargo, a continuación, te mencionaremos una serie de síntomas adicionales que te ayudarán a valorar la gravedad de tu problema:

  • Encías más rojas e inflamadas de lo normal.
  • Encías sensibles y sangrantes.
  • Encías irritadas.
  • Mal aliento, dolor o escozor de garganta.
  • Encías de un color morado.
  • Dolor en el momento de masticar.

¿Cuáles son las causas de la inflamación de la encía?

La inflamación de la encía puede originarse por diversos factores: desde una irritación temporal debido a cierto alimento o un producto que se esté utilizando, hasta una enfermedad periodontal compleja.

En función de la causa, esta puede ser solucionada de diversas maneras. En el caso de que se presente una enfermedad periodontal, hay que prestarle atención a su comienzo, ya que se puede originar por una simple acumulación de sarro.

No solamente se van a ver afectadas las encías, sino también los huesos que sostienen las piezas dentales, provocando que estos acaben cayendo.

Entre las causas más frecuentes de la inflamación gingival, tenemos:

–      Gingivitis

Esta es la primera fase de una enfermedad periodontal, la cual, si no se cumple con un tratamiento adecuado, puede derivar en una periodontitis.

Hay que tener en cuenta que la gingivitis se genera por la formación de depósitos de sarro que son eliminados con la higiene diaria.

Se suele presentar por medio de sangre durante el proceso de cepillado o en la utilización de hilo dental. Otros de sus síntomas son el sangrado espontáneo, la coloración morada o la inflamación.

El tratamiento más efectivo para la gingivitis combina una sesión en la clínica con el seguimiento en casa de cada una de las recomendaciones dadas por el especialista, es decir, con la consulta se lleva a cabo la limpieza profesional o profilaxis y la explicación de instrucciones para mantener una adecuada higiene dental.

–      Periodontitis

En caso de que la gingivitis evolucione a una periodontitis, la acumulación de las bacterias ocasionará la formación de bolsas periodontales entre los dientes y las encías, las cuales aumentan la capacidad de albergar bacterias.

Tal y como hemos mencionado, lo que hacen las bacterias es destruir de manera progresiva el hueso, las encías y los tejidos que sostienen las piezas dentales. La peor de sus consecuencias es la pérdida de la pieza dental.

Además, hay que tener en cuenta que dicho proceso se puede presentar de forma silenciosa y parecer incluso menos agresivo de lo que en realidad es. Por ejemplo, la inflamación de encías puede llegar a cubrir parte de los dientes y enmascarar la destrucción de las papilas interdentales (pequeños triángulos negros que se suelen presentar entre los dientes).

Para curar de manera adecuada la piorrea es fundamental realizar un buen tratamiento periodontal. Hay que tener en cuenta que después de curar la enfermedad periodontal, hay que garantizar que esta no vuelva a aparecer.

Para lograrlo, es indispensable que el paciente siga en su hogar las instrucciones indicadas por el periodoncista para mantener una buena higiene bucodental. Asimismo, hay que acudir de manera regular al dentista para que lleve a cabo mantenimientos y limpiezas dentales.

–      Déficit nutricional

La inflamación gingival también puede originarse fruto de la falta de algún nutriente, como la vitamina C o el hierro. En estos casos la solución es muy sencilla, ya que lo único que hay que hacer es llevar una dieta más equilibrada.

–      Relación con el sistema endocrino

Las encías inflamadas también pueden presentarse a causa  de cambios hormonales, lo que ocasiona que algunas situaciones afecten con mayor frecuencia a las mujeres.

Estas alteraciones suelen ocurrir en ciertos momentos, como el embarazo, postparto, en la pubertad o en las diferentes fases del ciclo menstrual.

–      Brackets, dentaduras u otros aparatos dentales

La colocación de ciertos aparatos dentales puede llegar a dificultar la higiene bucodental diaria e incluso irritar las encías. Lo más recomendable para evitar la irritación de las encías es mantener un riguroso hábito de cepillado dental.

–      Sensibilidad a la pasta o al enjuague bucal

Existen una gran variedad de marcas en el mercado que ofrecen productos muy similares. Por esa razón, si presentas algún tipo de irritación en la pasta dental o en el enjuague bucal, lo más recomendable es probar otro producto. Cuando lo hagas, deberás prestar mucha atención al efecto que genera en tus dientes y encías.

–      Consumo de ciertos medicamentos

En aquellos casos en los que exista una relación entre la inflamación de las encías y el consumo de un determinado medicamento, se deberá acudir lo antes posible al médico.

Remedios caseros para la inflamación de encías

Principalmente, debemos aclarar que si notas tus encías inflamadas lo ideal es acudir al periodoncista lo antes posible, ya que entre todos los dentistas, este es el profesional idóneo para tratar los problemas gingivales. Pero, además, también puedes utilizar alguno de los remedios o consejos que te mencionamos a continuación para evitar sufrir de inflamación gingival en el futuro:

1.   Cepillarse los dientes después de cada comida

Es de suma importancia hacerlo durante dos minutos con una pasta dental que contenga flúor. No olvides de cepillar suavemente la lengua y las encías.

2.   Utiliza hilo dental

Por lo general es recomendable usar hilo dental una vez al día. Sin embargo, hay que estar pendiente de qué hilo dental se utiliza, ya que algunos pueden provocar irritación en las encías.

3.   Aliméntate de manera equilibrada

Lo ideal es consumir verduras y frutas de forma abundante para así reducir la ingesta de bebidas y alimentos azucarados.

4.   Restringir el consumo de alcohol y tabaco

El alcohol y el tabaco aumentan la irritación de las encías.

5.   Vigilar el uso de las pastas dentales y los enjuagues bucales

Debes cambiar de marca si en algún momento empiezas a experimentar sensibilidad, molestias o dolor con los productos utilizados.

6.   Ingerir cantidades suficientes de agua

El consumo de agua ayuda en gran medida a eliminar depósitos de alimentos y de bacterias, lo que evitará la proliferación de las mismas y la formación de placa.

Clínica Dental Prodental Santa Cruz de Tenerife: tu aliado en el cuidado de tus encías

Si presentas inflamación de tus encías, no lo pienses más y acude a la clínica dental en Santa Cruz de Tenerife.

En la Clínica Dental Prodental evaluaremos el estado de toda tu cavidad bucal (boca, dientes y encías). Para ello contamos con los mejores especialistas en el área de la ortodoncia, estética dental, odontopediatría y la tecnología más avanzada del momento -Radiología intraoral, Scanner 3D Hyperion X9, entre otros-, para los mejores tratamientos de tu salud bucodental.

¿A qué estás esperando para solicitar tu primera visita gratuita? Te esperamos.

No hay comentarios

Lo sentimos, el formulario de comentarios está deshabilitado.

Abrir chat