Irrigador dental, ¿qué es y para qué sirve?

Irrigador dental

Irrigador dental, ¿qué es y para qué sirve?

El cepillo de dientes no es el único instrumento que se puede emplear en casa para conseguir una boca limpia y sana. De hecho, en nuestra clínica dental te aconsejamos que complementes su uso con otros sistemas. El irrigador dental es un aparato que ofrece excelentes resultados. ¿Sabías que puedes adquirirlo para uso doméstico?

¿Qué es el irrigador dental?

Muchos problemas de salud bucodental como la periodontitis se pueden prevenir con una buena higiene bucal. El irrigador dental es un instrumento que emplea agua a presión para garantizar una profunda limpieza bucodental.

Las zonas de la boca donde el cepillo no puede acceder, especialmente si se trata de una persona con ortodoncia, son accesibles gracias al uso del irrigador dental. Esto permite eliminar restos de alimentos y de placa bacteriana, que podrían causar a medio o largo plazo la aparición de enfermedades periodontales o caries.

¿Para quién se indica su uso?

En general cualquier persona puede usar el irrigador bucal, si bien solemos aconsejarlo en pacientes con especial necesidad de una higiene bucodental rigurosa. Las persona con implantes, coronas dentales o algún tratamiento de ortodoncia requieren mayor dedicación al cuidado de su higiene bucal.

Beneficios del irrigador bucodental

  • Hace posible una limpieza más exhaustiva de la boca, maximizando la eliminación de placa
  • Mejora la salud gingival, previniendo la enfermedad periodontal
  • Te proporciona una increíble sensación de frescor y bienestar en la boca

¿Cómo se utiliza?

Si has adquirido un irrigador dental y no tienes claro cómo se usa, toma nota de los pasos a seguir.

  • Rellena el depósito de agua del grifo
  • Una vez lleno el depósito, enciende el irrigador
  • Introduce el chorro irrigador en tu boca
  • Adapta la presión, comenzando por una suave, para que el chorro no sea excesivamente fuerte al principio
  • Dirige el chorro de agua hacia encías, dientes, lengua… Asegúrate de recorrer bien toda la boca
  • Al terminar, lava bien con agua el irrigador dental, sécalo y guárdalo en un lugar limpio y seguro

Para terminar, no olvides que más allá de usar irrigador, hilo dental, cepillo y otros complementos, necesitas acudir a la clínica dental regularmente. La higiene bucal que se realiza en el dentista te permite asegurar aún más tu buena higiene dental. Piensa en ello como limpiar a fondo una estancia de tu casa, de igual forma necesitas acudir a higienes periódicas para que tus dientes se mantengan sanos y limpios de placa bacteriana.

Para blanquear además los dientes, te aconsejamos leer el siguiente post >> ¿Como blanquear los dientes? 3 consejos prácticos.

 

¿Tienes dudas y necesitas realizar una consulta? Pide cita en nuestra clínica y recibe una primera consulta gratuita.

No hay comentarios

Lo sentimos, el formulario de comentarios está deshabilitado.

Monitor OK
Abrir chat