La lengua y su papel fundamental en la salud bucodental

lengua

La lengua y su papel fundamental en la salud bucodental

Más allá de ser un órgano fundamental para el gusto, la deglución y el habla, la lengua juega un papel crucial en el mantenimiento de una buena salud bucodental. A menudo subestimada, esta musculosa protuberancia trabaja incansablemente para mantener nuestra boca limpia, proteger nuestros dientes y encías, y contribuir a una sonrisa radiante. 

En este artículo, exploraremos en detalle cómo la lengua contribuye a mantener una buena salud bucodental, qué sucede si no la cuidas adecuadamente y cómo podemos cuidarla correctamente. Acompáñanos para descubrir la conexión entre este importante órgano y tu bienestar oral. 

¿Cómo ayuda la lengua a mantener una buena salud bucodental?

La lengua juega un papel crucial en el mantenimiento de una buena salud bucodental a través de varias funciones importantes. Aquí te explicamos cómo:

Barrera contra las bacterias

La lengua actúa como una barredora natural, eliminando restos de comida y bacterias que podrían causar caries y enfermedades de las encías. Su superficie rugosa, compuesta por miles de papilas, atrapa y arrastra estos enemigos microscópicos, manteniendo la boca limpia y protegida. 

Saliva

La saliva, esencial para mantener la boca húmeda, combatir la acidez y prevenir la sequedad, encuentra en la lengua una gran aliada. El movimiento constante de la lengua estimula la producción de saliva, bañando los dientes y encías con un fluido protector que neutraliza ácidos y reduce el riesgo de caries. 

Vigilante sensorial

La lengua no solo limpia y protege, sino que también actúa como un vigilante sensorial. Gracias a su sensibilidad, puede detectar zonas de irritación, inflamación o dolor en la boca, alertándonos de posibles problemas bucodentales que requieren atención. 

Facilita la deglución

La lengua trabaja en equipo con los dientes y los labios para formar el bolo alimenticio y propulsarlo hacia la garganta durante la deglución. Sus movimientos coordinados aseguran una deglución suave y eficiente, evitando molestias o atragantamientos. 

¿Qué sucede si no cuidas adecuadamente tu lengua?

Si no cuidar adecuadamente tu lengua, pueden surgir una serie de problemas que afectan tanto la salud bucodental como el bienestar general. A continuación, se detallan algunas de las principales consecuencias: 

Lengua saburral o blanca

Una capa blanca o amarillenta en la lengua, comúnmente conocida como lengua saburral, es uno de los signos más visibles del descuido lingual. Esta acumulación de bacterias y células muertas puede ocasionar mal aliento, alterar el sentido del gusto e incluso irritar la mucosa oral. 

Mal aliento o halitosis

La mala higiene lingual es una de las principales causas del mal aliento crónico. Las bacterias que se acumulan en la lengua liberan compuestos volátiles malolientes, causando un aliento desagradable que puede afectar las relaciones sociales y la autoestima. 

Candidiasis oral

La hongos Candida albicans, presentes de forma natural en la boca, pueden proliferar excesivamente debido a una mala higiene bucal, dando lugar a la candidiasis oral. Esta infección se manifiesta como parches blancos cremosos en la lengua, las mejillas y el interior de la boca, causando molestias y dificultando la alimentación. 

Enfermedades periodontales

La lengua también juega un papel en las enfermedades periodontales, como la gingivitis y la periodontitis. Las bacterias de la lengua pueden migrar hacia las encías, inflamándolas y dañando los tejidos de soporte de los dientes. Si no se trata a tiempo, estas enfermedades pueden llevar a la pérdida de dientes. 

Leucoplasia

 Esta lesión precancerosa se presenta como manchas blancas o grises en la lengua que no se desprenden al rasparlas. Aunque no es cancerosa en sí misma, la leucoplasia está asociada con un mayor riesgo de desarrollar cáncer oral, por lo que su detección temprana y tratamiento son cruciales. 

Glositis

La inflamación de la lengua, conocida como glositis, puede tener diversas causas, como infecciones, deficiencias vitamínicas, reacciones alérgicas o ciertos medicamentos. Se caracteriza por enrojecimiento, hinchazón, dolor y sensibilidad en la lengua, dificultando el habla, la masticación y la deglución. 

¿Cómo podemos cuidar la lengua correctamente?

Cuidar la lengua correctamente es fundamental para mantener una buena salud bucodental y evitar problemas como el mal aliento, infecciones y enfermedades de las encías. Aquí te ofrecemos algunos consejos sobre cómo hacerlo:

  • Cepillado diario: no la descuides. Cepilla tu lengua suavemente una o dos veces, utilizando un cepillo de dientes o un rapador lingual específico. Elimina la placa bacteriana y las células muertas que pueden causar mal aliento y problemas bucodentales. 
  • Elige el limpiador adecuado: un cepillo de dientes con cerdas suaves o un raspador lingual de plástico o silicona son las mejores opciones para limpiar la lengua sin irritarla. Evita usar esponjas o cepillos duros que puedan dañar la mucosa lingual. 
  • Técnica de cepillado: cepilla la lengua desde la parte posterior hacia adelante, con movimientos suaves y sin ejercer demasiada presión. No olvides limpiar los lados y la parte superior de la lengua. 
  • Enjuague bucal: un enjuague bucal con antiséptico puede ayudar a reducir la cantidad de bacterias en la lengua y prevenir el mal aliento. Úsalo después del cepillado de dientes y lengua. 
  • Hidratación constante: beber suficiente agua durante el día, estimula la producción de saliva, la cual mantiene la lengua húmeda y ayuda a eliminar de forma natural las bacterias y restos de comida.
  • Evita el tabaco y el alcohol: el consumo de tabaco y alcohol reseca la boca y aumenta la proliferación de bacterias, lo que perjudica la salud de la lengua y aumenta el riesgo de problemas bucodentales. 
  • Alimentación saludable: una dieta rica en frutas, verduras y fibra ayuda a mantener una buena salud oral en general, incluyendo la lengua. 
  • Observa tu lengua: presta atención al color, textura y aspecto de tu lengua. Cambios como enrojecimiento, inflamación, úlceras o manchas blancas pueden indicar problemas bucodentales. 
  • Visita al dentista: un chequeo dental regular te permitirá detectar y tratar a tiempo cualquier problema bucal, incluyendo aquellos relacionados con la lengua. Tu dentista puede evaluar su estado y recomendarte la mejor rutina de higiene lingual. 

Incorporando estos hábitos en tu rutina diaria, puedes mantener tu lengua limpia y saludable, contribuyendo así a una mejor salud bucodental y general.

No hay comentarios

Lo sentimos, el formulario de comentarios está deshabilitado.