fbpx

Placa bacteriana: qué es y cómo tratarla

Placa bacteriana: qué es y cómo tratarla

Placa bacteriana: qué es y cómo tratarla

La placa bacteriana es, probablemente, uno de los términos que con mayor frecuencia has escuchado debido a los problemas que puede acarrear. Y no es para menos, pues se trata de una de las causas más comunes de caries. De hecho, si no se tratan de manera adecuada pueden llegar a convertirse en un problema muy perjudicial para la salud de nuestra boca, llegando a ocasionar, incluso, gingivitis y periodontitis.

¿Quieres saber más acerca de la placa bacteriana? ¡Acompáñanos en el siguiente post!

¿Qué es la placa dental?

La placa bacteriana es una película pegajosa que tiende a formarse en las piezas dentales como consecuencia de la acumulación de bacterias en las mismas. Se debe, principalmente, a la combinación de restos alimenticios y saliva, los cuales se van acumulando poco a poco entre los dientes y las encías, por lo general, a partir de las 2 a 12 horas tras el cepillado.

Se puede apreciar fácilmente, puesto que su color es de un tono amarillento, lo que resalta entre las piezas dentales.

Dado que la placa dental, como mencionamos anteriormente, favorece la acumulación de bacterias en nuestra cavidad bucal, es sumamente importante prestarle atención, ya que es considerada la causa más frecuente de aparición de enfermedades periodontales y caries; estos dos últimos son los problemas bucodentales que mayor prevalencia tienen en la actualidad.

¿Por qué aparece la placa bacteriana?

La placa bacteriana se genera a raíz de los restos de alimentos que no se han limpiado adecuadamente. Los mismos se irán acumulando entre las piezas dentales y es a partir de ellos que las bacterias comienzan a proliferar de manera exponencial.

¿Cómo se puede prevenir la placa bacteriana?

La mejor manera de prevenirla es mediante el cepillado dental después de cada comida, además de usar hilo dental al menos una vez al día.

A su vez, también es recomendable utilizar enjuagues bucales e irrigadores bucales, ya que si la placa bacteriana no se retira se convertirá en sarro, el cual inflama la encía pudiendo ocasionar sangrado y gingivitis.

¿Qué tipos de placas bacterianas existen?

A pesar de que en la gran mayoría de los casos se habla de la placa bacteriana de forma general, existen distintos tipos de placas dependiendo de la localización en la cavidad bucal:

Placa supragingival

Este tipo de placa se localiza específicamente en las zonas de estancamiento, como es el caso del margen gingival. Esta es denominada por los dentistas como placa de superficies lisas o dentogingival.

Placa subgingival

En este caso se sitúa en el surco gingival, aunque también se puede localizar en las bolsas periodontales.

Placa proximal

Esta placa se localiza concretamente en las zonas de retención, como es el caso de los espacios que se encuentran entre las piezas dentales.

Placa de fosas y fisuras

Hace referencia a aquellas que se sitúan en las caras oclusales de las piezas dentales posteriores.

Placa radicular

En aquellos casos en los que las superficies radiculares quedan expuestas al ambiente de la cavidad bucal, puede llegar a formarse en ellas placa bacteriana.

Por otro lado, también se pueden encontrar dos tipos diferentes de placas bacterianas, dependiendo del tipo de microorganismo involucrado en su formación, de esa manera se pueden distinguir:

Placa cariogénica

Este tipo de placa aparece a causa de agentes patógenos, los cuales producen ácidos en las superficies de las piezas dentales después de metabolizar los azúcares que se encuentran en los alimentos. Dichos ácidos van a ocasionar un deterioro del esmalte dental para, posteriormente, dar lugar a las caries.

Placa periodontopatogénica

Esta no es una placa cardiogénica, ya que está compuesta por bacterias que generan sustancias primarias en lugar de ácidos. Es la responsable de patologías periodontales, como periodontitis, gingivitis o piorrea.

¿Cómo se forma la placa  bacteriana?

Hay que tener en cuenta que para que se forme la placa bacteriana deben ocurrir dos procesos:

Colonización

Principalmente, en la formación de placa bacteriana se producen una serie de surcos, fisuras e irregularidades en las superficies de las piezas dentales.

Maduración

Posteriormente, se desarrolla el crecimiento y la coalescencia de las colonias originales, el cual implica un crecimiento continuo por medio de la agregación y coagregación, incrementando así la flora bacteriana.

¿Cómo se combate la placa bacteriana?

La única forma realmente eficaz de combatir la placa bacteriana es por medio de la prevención a través de una higiene bucodental rigurosa:

  1. Cepillar adecuadamente las piezas dentales después de cada comida.
  2. Se recomienda utilizar un cepillo que tenga cerdas de una dureza intermedia. Además, este debe ser cambiado de 2 a 3 meses.
  3. Se debe usar hilo dental, por lo menos, una vez al día para eliminar cualquier resto de comida que quede entre los dientes.
  4. Si hay mucho espacio entre las piezas dentales, es recomendable emplear un cepillo interproximal.
  5. Utilizar enjuagues bucales permite conseguir una higiene bucal más completa.
  6. También es recomendable emplear limpiador de lengua e irrigador bucal, para una limpieza más profunda.
  7. Se recomienda no picar alimentos dulces entre horas, de esa manera se evita que los restos alimenticios queden por mucho tiempo en la boca.
  8. Hay que tener en cuenta que si la falta de limpieza en la cavidad bucal ha ocasionado la formación de sarro, este tendrá que ser eliminado por el odontólogo. Por eso, antes de que suceda, lo ideal es acudir a consulta de manera periódica.

¿Cómo afecta a nuestra salud bucal la placa bacteriana?

Las bacterias que generan la placa pueden ocasionar diversos problemas, que dependerán del tipo de placa bacteriana que se haya acumulado:

  • Aparición de caries.
  • Desarrollo de alguna enfermedad periodontal.
  • Si la placa no es eliminada lo antes posible, puede llevar a mineralizarse con el tiempo dando origen al sarro. Este no es más que un depósito endurecido de un tono amarillento a marrón, el cual se adhiere con fuerza a las piezas dentales hasta el punto de poder ser eliminado exclusivamente por un odontólogo.
  • Acumular placa bacteriana puede favorecer el desarrollo de halitosis.
  • Afectan a la estética de la sonrisa, ya que los dientes se vuelven amarillos, afectando la autoestima de la persona.

Clínica Dental Prodental Santa Cruz de Tenerife: la mejor opción para conseguir una sonrisa perfecta

Si debido a la placa bacteriana desarrollaste unos dientes con sarro y amarillentos… ¡Tranquilo!

En la Clínica Dental Prodental nos encargaremos de devolverte una sonrisa sana, ya que contamos con especialistas en las diferentes áreas de la odontología -ortodoncia, odontopediatría, estética dental, etc.- y la tecnología más moderna -Scanner 3D Hyperion X9, Radiología intraoral, entre otros- para conseguir unos dientes blancos y sanos.

Acude a la clínica dental en Santa Cruz de Tenerife, y solicita tu primera consulta gratuita. Te esperamos.

 

No hay comentarios

Lo sentimos, el formulario de comentarios está deshabilitado.

Abrir chat