fbpx

¿Qué es un disyuntor dental y para qué casos es útil?

¿Qué es un disyuntor dental y para qué casos es útil?

Entre los complementos que podemos utilizar para corregir alguna problemática en nuestros dientes está la implementación del disyuntor dental, uno de los aparatos más comunes para la ortodoncia.

En la Clínica Prodental Santa Cruz estamos listos para ayudarte con este problema. En este artículo podrás encontrar algunas claves para comprender mejor su utilización, en qué casos es recomendado y qué problemas soluciona este elemento.

¿Qué es un disyuntor dental?

El disyuntor dental es uno de los aparatos más comunes que se pueden utilizar en ortodoncia. Se trata de un elemento que está diseñado para corregir algún tipo de problema óseo del maxilar o la mandíbula de niños en edad de crecimiento. El disyuntor dental es un aparato de ortodoncia fijo que se ubica en el paladar, para corregir un paladar comprimido,  uno de forma estrecha y abovedado en el centro, una mandíbula excesivamente grande o un maxilar muy prominente, entre otros casos. 

Estos problemas se dan especialmente en el desarrollo infantil y generalmente responde a factores genéticos o ambientales, como la succión del pulgar o la respiración. Lo cierto es que también el disyuntor dental puede ayudar a corregir problemas en todo tipo de edades, incluso en la vida adulta, aunque se utiliza con mayor frecuencia en la infancia o en edad de desarrollo.

¿En qué casos se recomienda la utilización de un disyuntor dental?

Esta pieza se coloca de manera fija y ayuda con el desarrollo dentofacial, respondiendo así a una anomalía previa que mediante esta pieza puede ser corregida de forma efectiva. La causa principal de esta falta de contacto es la respiración a través de la boca, aunque puede haber otras causas. 

También se recomienda el disyuntor dental en casos donde:

  • Los niños tienen hábitos de succión de pulgar.
  • Del biberón en forma frecuente.
  • Del chupete a edades avanzadas. 

Estos hábitos extendidos en el tiempo, contribuyen a agravar esta problemática.

La recomendación de la utilización del disyuntor dental responde a que si no se corrigen estas conductas, se ocasionan consecuencias peores como apiñamiento de dientes, molestias nasales y respiratorias o mordida cruzada, entre otros factores.

¿Cómo funciona el disyuntor dental?

El disyuntor o expansor dental está formado por dos componentes de acrílico o metal, simétricamente unidos entre sí a través de un tornillo. Este aparato permite aplicar una fuerza específica, con el objetivo de desarrollar y mejorar el tamaño del paladar, para obtener la curvatura óptima que debe tener la boca.

En estos casos el ortodoncista deberá explicarle a los padres de cada paciente cómo deben ayudar en este proceso, dando la adecuada activación al aparato a fin de que pueda cumplir su objetivo. 

Este disyuntor dental es un aparato de ortodoncia especial que se coloca en los molares y que tiene la capacidad de corregir las problemáticas que los niños presentan en su etapa de desarrollo, por lo que es muy importante aconsejar bien a los padres y a los niños sobre su correcto funcionamiento y uso. 

Además, como siempre es aconsejable que se acuda con regularidad a las revisiones clínicas a fin de que su uso y colocación sean eficaces, así como su tratamiento y posteriores resultados.

Claves para escoger el mejor disyuntor dental

Uno de los elementos que componen este aparato es el tornillo de expansión. La elección de esta pieza es primordial, ya que mediante el tornillo se cumple un rol principal en el funcionamiento correcto del disyuntor. Por lo que una correcta elección dará casi con certeza un correcto resultado. 

Entre las características que podemos tener en cuenta para esta pieza, hay que destacar:

  • El tornillo está construido con acero inoxidable biomédico, que sea completamente liso y que no presente protuberancias que dificulten la higiene. Además, deberá tener guías telescópicas con topes anti desmontaje, lo que impedirá que se salga. 
  • Debemos asegurarnos de que esté serigrafiado con láser y no con tinta, ya que la tinta puede desteñir o transferirse. Este serigrafiado nos debe referenciar las indicaciones de la dirección de activación y de la capacidad de expansión con la que cuente. 
  • Las guías oclusales deben ser de un acrílico bueno y resistente y deben corresponder a los surcos de los dientes superiores. De esta manera podremos ver donde se tocan las cúspides y así obtener la correcta relación de las piezas dentales y del aparato.
  • El sellado del tornillo tras la disyunción, ya que existen tornillos de expansión que gracias a su diseño impide giros hacia atrás. Esto se realiza gracias a un resorte plano que funciona a modo de bloqueo una vez que se haya activado el dispositivo y que lo deja en la posición correcta.

Es importante tener en cuenta estos elementos para que tanto el dispositivo como el tratamiento funcionen correctamente y sin inconvenientes.

¿Cómo es el tratamiento con disyuntor dental?

Tras la llegada del paciente a la clínica, el médico especialista procederá a conocer la información crónica que pudiera tener el paciente, además de que consultará y preguntará sobre distintas informaciones que ayudarán a complementar la revisión. 

  • El ortodoncista tomará registros de la boca del paciente para confeccionar a medida el disyuntor. 
  • En la próxima cita, se colocará de manera fija el disyuntor dental y se enseñará a los padres cuál es el modo correcto de activación del aparato, por lo que es sumamente importante que en este encuentro acuden ambos padres del paciente a fin de que los dos tengan la misma información sobre el adecuado uso del dispositivo. 
  • Hay que tener en cuenta que este aparato se activa por las mañanas y por las noches, con lo que la o las personas que acompañen al niño en estos momentos deberán estar presentes.
  • Después de esto vendrá la fase activa del tratamiento.  Esta fase implica la expansión de la arcada superior para así corregir la relación masilo-mandibular a nivel transversal. Este procedimiento suele prolongarse entre 15 y 20 días y durante este tiempo es posible que se produzca un diastema, es decir, que se abra un espacio entre los incisivos centrales.
  • Tras la corrección del problema transversal se procederá a bloquear el aparato y así mantener los resultados que se hayan obtenido.
  • Posteriormente se pedirá al paciente que acuda entre 4 y 6 meses más tarde para evaluar la posibilidad de sustituir el disyuntor y aplicar un aparato de retención o aparatología fija como pueden ser los brackets.

Clínica Prodental Santa Cruz: ¡tu solución para los problemas bucodentales!

Desde la Clínica Prodental Santa Cruz consideramos importante el debido cuidado de la higiene bucodental a fin de evitar cualquier inconveniente con el disyuntor. Además, recomendamos la visita periódica al dentista y respetar las citas programadas que se hayan pactado con el paciente. De esta manera se favorecerá el tratamiento y el uso correcto del aparato, sin presentar inconvenientes ni molestias para el paciente.

En la Clínica Prodental Santa Cruz estaremos encantados de ayudarlos a disipar dudas y a obtener un correcto diagnóstico con el fin de tratar esta u otras problemáticas. 

¡Te estaremos esperando! 

Etiquetas:
No hay comentarios

Lo sentimos, el formulario de comentarios está deshabilitado.