fbpx

Tipos de caries

tipos de caries

Tipos de caries

Las caries se clasifican en distintas tipologías cariosas, siendo unas más riesgosas que otras, por lo que el nivel de afectación dependerá del área y la capa dental perjudicada.

Para evitar su desarrollo es importante realizar ciertas técnicas y procedimientos de limpieza bucodental, así como seguir al pie de la letra las indicaciones sugeridas por el odontólogo.

Si quieres conocer los tipos de caries existentes, cómo prevenirlas o qué componentes influyen en su aparición, ¡te invitamos a que continúes leyendo el siguiente post!

¿Qué son las caries?

Una afección cariosa se presenta por medio de huecos con tonalidades que varían dependiendo del nivel de afectación; puede ser de marrón oscuro a negro. Si no se trata a tiempo, puede afectar negativamente a la salud bucodental, al área dental en la que se encuentre y atacar las capas más profundas de la dentadura.

Actualmente, es una de las afecciones dentales más habituales, dándose tanto en niños, como en jóvenes y adultos.

¿Cuáles son las fases de las caries?

Las caries constan de cinco fases:

1.   Zonas blancas

Esta etapa es la inicial, por lo que sigue siendo reversible. Empieza afectando a la capa externa que protege las piezas dentales, dando lugar a una decoloración con manchas blancas a causa de la descalcificación superficial del esmalte.

2.   Deterioro del esmalte

En este caso ya no puede ser reversible, pues el esmalte está totalmente afectado y la caries se adentra cada vez más, profundizando en las capas dentales.

3.   Afectación de la dentina

Cuando esta afección llega a profundizar y extenderse hasta la capa de la pieza dental que está por debajo del esmalte, la lesión ocasiona molestias y un dolor que evoluciona de leve a moderado. Solamente se podrá restaurar mediante una obturación.

4.   Afectación de la pulpa

Una vez que las bacterias y/o gérmenes se introducen profundamente, pueden llegar por debajo de la dentina, zona interna de la pieza dental conocida como pulpa. Las personas sentirán el famoso dolor de muelas y, en este caso, los tejidos infectados estarán totalmente inflamados y acabarán pereciendo.

El tratamiento en esta etapa suele ser la endodoncia y, si no se trata a tiempo, pueden formarse abscesos purulentos que ponen en riesgo la vida del paciente.

5.   Pérdida dental

En este punto, la única solución es la sustracción.

¿Qué tipos de caries existen?

La formación y desarrollo de las múltiples tipologías cariosas evolucionan con el paso del tiempo, por lo que el nivel de afección y tipología varía:

Pieza dental afectada

En este caso, los tipos que pueden desarrollarse dependen de su ubicación:

Caries radicular

Afecta directamente a la raíz de la pieza dental dañada y suele desarrollarse tras una patología periodontal o un cepillado bastante agresivo. Es la variedad más agresiva, porque tiende a causar la pérdida dental inmediata y, a su vez, provocar retracción gingival.

Caries coronal

Se detecta a través de una revisión odontológica y por la decoloración de la zona o área dental afectada. Se forma en aquellas áreas donde suelen quedar acumulados y atrapados los alimentos, en la zona masticatoria dental.

Caries interproximal

Este tipo de caries se forma entre dos piezas dentales consecutivas o directamente en la zona interdental. No obstante, se visualiza únicamente a través de un estudio y una radiografía detallada.

Caries recurrente

Se desarrolla en las áreas dentales más susceptibles a la acumulación excesiva de bacterias, surgiendo cerca o al lado de una reposición odontológica previamente realizada. Puede aparecer tras la curación de una lesión antigua o por la existencia de una nueva pieza cariosa en mal estado.

Capa dental afectada

El tipo va a variar en función de la capa de la pieza dental afectada:

Caries rampante

Esta lesión evolución con mucha rapidez y de manera fulminante, pasando su tonalidad de marrón oscuro a negro. En este punto, la afección cariosa puede traspasar todas las capas dentales y llegar hasta la pulpa y/o los tejidos internos de la corona, ocasionando necrosar el nervio y/o la pérdida del mismo.

Caries de esmalte

Esta lesión cariosa afecta a la zona del esmalte dental y se identifica por la aparición de manchas blancas o negras.

Caries fisuras

Se forma, principalmente, en los molares superiores y/o inferiores de ambos maxilares mediante diminutas grietas que acaban afectando a los tejidos dentales.

Caries de dentina

Se identifica mediante la tonalidad amarillenta que toma la dentina. Suele formarse a causa de desgastes excesivos, erosión dental o caries en estado crítico y mal tratadas.

¿Por qué se producen las caries?

Estas lesiones cariosas pueden desarrollarse por:

Exceso de placa

El amontonamiento excesivo de bacterias y/o agentes que se forman como consecuencia de la placa, pueden llegar a esparcirse y cubrir toda la superficie dental, influyendo negativamente en la salud bucodental.

El desarrollo de la placa puede dividirse en dos categorías:

  • Periodonto-patogénica: generada por la existencia de patologías periodontales mal tratadas, como aggregatibacter actinomycetemcomitans y porphyromonas gingivalis.
  • Cariogénica: se produce por la liberación de ácidos y/o la formación de piezas dentales cariosas.

Proceso de erosión

Este proceso afecta al esmalte tras la pérdida de los materiales, nutrientes y/o calcio que los dientes necesitan para sobrevivir, debido a los ácidos producidos por la aglomeración excesiva de la placa.

Si no se trata a tiempo, puede influir en la dentina e, incluso, llegar a perjudicar los nervios y/o vasos sanguíneos y, en el peor de los casos, ocasionar necrosis o muerte pulpar.

Componentes externos

Estas lesiones cariosas pueden formarse por:

  • La edad suele ser un elemento fundamental, puesto que con el paso del tiempo se genera mayor vulnerabilidad y carencia de flúor, lo que provoca la disminución y existencia de raíces dentales.
  • Los trastornos alimenticios y el mal hábito de no cepillarse después de cada comida, provocan erosión dental y profundizan mucho más a las caries.
  • Los componentes genéticos, como la durabilidad del esmalte o la respuesta dental ante la presencia de bacterias en la boca.
  • El consumo indebido de bebidas o alimentos como azúcares, helado, dulces, nata o té oscuro, entre otros.
  • La sequedad bucal, motivada por la segregación de unos niveles inferiores de saliva.
  • La utilización excesiva de los instrumentos dentales causa la aglomeración excesiva de bacterias y/o gérmenes.

¿Cómo tratar las caries?

La elección de un tratamiento u otro dependerá del estado de salud bucodental, zona dental afectada y la gravedad de la lesión:

Pulpotomía o pulpectomía

Este servicio odontológico se da únicamente en el transcurso de la niñez o cuando una pieza dental de leche está perjudicada. Es muy parecida a una endodoncia, no obstante, la diferencia radica en que impide la pérdida prematura de la pieza temporal afectada. Además, se encarga de evitar ciertos problemas en la oclusión tras la erupción de los definitivos.

Endodoncia

Se implementa cuando la lesión cariosa ha dañado totalmente el tejido pulpar o el nervio. Este tratamiento se realiza mediante la eliminación del nervio necrosado y se finaliza sellando o restableciendo la zona afectada por medio de una incrustación o corona dental.

Empaste dental

El empaste se aplica para solventar caries de esmalte, dentina, de corona o interproximales. Consiste en erradicar el tejido dañado mediante ciertos artefactos de cabezal rotatorio que ayudan con la sustracción cariosa. Se finaliza el empaste dental sellando el hueco con una resina de composite.

Sustracción cariosa

La sustracción es el tratamiento utilizado como último recurso, ya que se ejecuta la sustracción de la pieza afectada y, posteriormente, se procede a la colocación del implante para sustituir a la pieza extraída.

¿Cómo evitar las caries?

Las lesiones cariosas pueden prevenirse mediante:

  • Una buena e idónea higiene bucal.
  • Asistiendo a cada una de las consultas programadas y de rutina.
  • Realizándose de manera frecuente las limpiezas dentales y/o exámenes bucales.
  • Cepillando cada una de tus piezas dentales tras cada comida, incluyendo las comidas intermedias.
  • Consumiendo alimentos saludables y nutritivos que ayuden a mejorar la salud bucodental.
  • Utilizando hilo dental, enjuagues bucales, irrigadores o cualquier herramienta dental suplementaria para completar el cepillado diario.
  • Evitando ingerir alimentos duros o bebidas oscuras, como el vino, refrescos u otros.

Previene las caries en la Clínica Dental Prodental de Santa Cruz de Tenerife

En la clínica dental Prodental nos enfocamos en proporcionar la mejor solución a cada una de las afecciones bucodentales, como también a la estética de tu sonrisa utilizando tratamientos y/o métodos vanguardistas y de última generación.

Cada uno de nuestros profesionales te ofrecerán un diagnóstico personalizado acorde a tus necesidades y grado de afección para encontrar la mejor solución a tu problema bucodental.

Si quieres deshacerte de las caries o conocer con mayor profundidad sus diversas tipologías, no dudes en contactarnos o visitarnos en la Clínica Dental de Santa Cruz de Tenerife.

¡La primera consulta es gratis! Te esperamos.

Etiquetas:
No hay comentarios

Lo sentimos, el formulario de comentarios está deshabilitado.

Abrir chat